Estilo de vida|Hombre, Restableciendo el equilibrio

Cáncer de próstata, microbioma y estilo de vida

Impacto del microbioma y el estilo de vida en el cáncer de próstata:

El microbioma puede desempeñar un papel importante en la salud y enfermedad de la próstata. Asimismo afectar la eficacia de los tratamientos contra el cáncer.(1)

La esperanza de vida ha ido en aumento en México, de tal manera que en 1930 los hombres solían vivir hasta los 33 años, mientras que en el 2019 el promedio de vida fue de 75 años.(2) Lo cual puede ser maravilloso cuando se dispone de un cuerpo saludable y podemos vivirlos en plenitud.

¡Vivir mejor es viable! De acuerdo con la Secretaría de Salud en el 2019 las principales causas de muerte en hombres fueron:(3)

  • 20.1% Enfermedades del corazón
  • 14.1% Diabetes
  • 10.8% Tumores malignos

El cáncer de próstata (CP) es la primer causa de mortalidad por tumores en la edad adulta, aun cuando el 80% de los casos son curables,(4) parece ser de esas enfermedades en las que de pronto algo “falló”, el cuerpo “se puso mal” y sin preguntarnos nos metió en una vorágine de citas, tratamientos costosos, miedos y vulnerabilidades.

Detección oportuna

Para aumentar las posibilidades de salir adelante del CP es fundamental una detección oportuna, y aún mejor, conocer y disminuir los factores de riesgo.

El CP se considera un padecimiento “silencioso”, se recomienda que a partir de los 40 años los hombres se realicen autoexploración física y 1 vez al año la prueba del antígeno prostático específico (PSA), que parte de analizar una muestra de sangre.

Antes de asustarte por un resultado elevado, en primer lugar, ten presente que hay otros factores que pueden subir los niveles del antígeno en sangre. Por ello, envía el resultado a un profesional de la salud competente para analizar los resultados, considerar factores de riesgo y descartar posible interacción de otros factores.

Factores de riesgo(5)

El CP carece de una causa única, así que se habla de factores de riesgo, dentro de los cuales tenemos:

Asociados al estilo de vida y autocuidado:

  • Obesidad
  • Alcohol: Tal como lo cita el artículo, “El consumo de alcohol es uno de los factores de riesgo más importantes para los cánceres humanos, pero también potencialmente uno de los mayores factores evitables.”
  • Fumar: los cigarrillos tienen más de 60 substancias químicas precursoras de cáncer, los hombres fumadores tienen niveles elevados de androsterona y testosterona circulantes, que pueden aumentar el riesgo de cáncer de próstata o contribuir a la progresión del mismo
  • Exceso de grasas saturadas de origen animal, especialmente carnes rojas y lácteos
  • Sedentarismo
  • Factor de crecimiento insulínico
  • Enfermedades de Transmisión Sexual

Otros:

  • Edad avanzada
  • Raza
  • Antecedentes familiares

Microbioma(6)

Aunque a veces nos sentimos solos, la vida se da en conjunto, en entornos de permeabilidad e intercambio, los microorganismos y muchos otros seres nos acompañan continuamente, sin ellos la vida no sería posible.

Para la prevención y tratamiento del CP, contamos con el apoyo del microbioma, que está integrado por una enorme comunidad de bacterias, virus y otros microorganismos con funciones vitales.

La mayor concentración está en el intestino, sus funciones están vinculadas de manera importante a tener buenas defensas, procesar lo que comemos y el estado de ánimo.

También se ha observado una relación a veces favorable, a veces desfavorable entre el microbioma intestinal y la respuesta a tratamientos como quimioterapia e inmunoterapia, ya que también incide en el metabolismo de fármacos; Asimismo la composición del microbioma puede ser afectado por dichos tratamientos.

Al igual que en la música, la clave está en la armonía del microbioma llamada “eubiosis”, asociada a un estado de salud. En cambio, cuando se desbalancea la cantidad y/o diversidad del mismo, hay una “disbiosis”. Cuando la disbiosis se vuelve el estado cotidiano, entonces puede haber una inflamación generalizada crónica que predispone a enfermedades como el cáncer.

Microbioma y cáncer

Durante años se creyó que la orina era estéril, gracias a diversos estudios sabemos no lo es y que al igual que el microbioma intestinal, va cambiando a lo largo de los años, es diferente en hombres y en mujeres y también varia según en el estado de salud – enfermedad.

Gracias a estudios realizados,(7) se han encontrado relaciones entre el microbioma de la orina y las enfermedades de próstata y de vías urinarias. Asimismo hay ciertos tipos de bacterias cuyo aumento o disminución está relacionado con cáncer e infecciones urinarias.

De alguna manera es una secuencia de interacciones sostenidas durante el tiempo. Por ejemplo, ciertas especies de bacterias son capaces de metabolizar precursores de estrógenos. A través de estudios(8) se ha demostrado que niveles elevados de estrógenos pueden aumentar el riesgo de desarrollo del cáncer de próstata.

El estudio(1) también señala una relación entre el microbioma oral y la salud de la próstata, del mismo modo indica que la composición del microbioma oral puede ser afectado por los tratamientos del cáncer de próstata.

Esto me recuerda la pregunta: ¿qué fue primero, el huevo o la gallina? Mientras las investigaciones sigan en curso para poder dar con respuestas, la propuesta es enfocarnos en lo que sí sabemos, al menos ahora, y lo que sí podemos hacer. Sabemos que hay una interacción de “ida y vuelta” y que la salud está asociada a la armonía del microbioma (eubiosis).

¿Cómo facilitar la armonía del microbioma y reducir el riesgo de CP?

Hay coincidencia de factores entre los que facilitan la armonía del microbioma y los que mitigan riesgos asociados al cáncer de próstata:

  • Alimentación integral, diversa, balanceada, basada en plantas, baja en grasas saturadas de origen animal, preferentemente libre de azúcar, ultraprocesados y aditivos químicos.
  • Actividad física cotidiana, oxigenante y tonificante, nada de acabar molidos, ni creer que como caminamos mucho con el esfuerzo cotidiano es suficiente. Se requiere ir un poco más allá de lo cotidiano sin caer en el agotamiento.
  • El alcohol y tabaco pueden tener mejores usos que fumarlo y tomarlo. Dicen que poco veneno no mata, pero ¿para qué lo necesitas?, ¿qué elijes?
  • El entorno. “Quien con lobos anda, a aullar se enseña”. ¿Qué das y qué recibes?, te guste o no, de las personas con quienes convives y del entorno. Aquí cuenta la calidad del agua, la calidad del aire, los niveles de ruido, el nivel de industrialización, los intereses y valores compartidos. Identifica los que mejoran y los que merman tu vitalidad, traza un plan sencillo y enfocado para estar en un entorno con tendencia revitalizante.
  • Gestión del estrés y buen descanso. Darte tiempo cotidiano de inmersión en aquello que te entusiasma, sea leer un libro, escuchar música, cantar, bailar, jugar fut, salir a correr, meditar, hacer yoga, estar con los amigos, jugar con las mascotas, hacer el amor desde la curiosidad y el placer extendido en lugar de “focalizado y contra “resultados“, tomar un rico té o un exquisito cacao.

Abre un espacio cotidiano para ¡hacer lo que disfrutas! y salir de los estrechos estereotipos mercadológicos, animarte a ser, recrearte y descubrirte.

El bienestar va de la mano con el estilo de vida saludable, no del que se hace “a raja tabla” con estrés y neurosis, sino del placentero.

¿Cosa de la cronología?

Se habla mucho de la edad como factor de riesgo tanto para padecer cáncer de próstata como para tener un desarreglo en el microbioma. ¿Será sólo el paso de los años o también el cómo nos vivimos a través de ellos? Habrá que investigarlo.

Es claro de que de algo nos vamos a morir, la cuestión es ¿cómo elegimos vivir? Una posibilidad es vivir aceptando que somos seres vivos, dinámicos, nos pasan cosas “inesperadas”, con posibilidad de crear y transformar, y que nos hace mucho, mucho bien el amor, los apapachos y el buen trato.

Referencias

  1. Porter, C.M., Shrestha, E., Peiffer, L.B. et al. The microbiome in prostate inflammation and prostate cancer. Prostate Cancer Prostatic Dis 21, 345–354 (2018). https://doi.org/10.1038/s41391-018-0041-1
  2. INEGI. Indicadores Sociodemográficos de México (1930-2000). CONAPO. Consejo Nacional de Población. Datos Abiertos. Indicadores demográficos 1950 – 2050. (Consulta: 20 de enero de 2020).
  3. Sistema de información de la Secretaría de Salud, http://sinaiscap.salud.gob.mx:8080/DGIS/
  4. Instituto Nacional de Cancerología, https://www.gob.mx/salud/prensa/532-hasta-80-de-casos-de-cancer-de-prostata-son-curables-incan?idiom=es
  5. Perdana NR, Mochtar CA, Umbas R, Hamid AR. The Risk Factors of Prostate Cancer and Its Prevention: A Literature Review. Acta Med Indones. 2016 Jul;48(3):228-238. PMID: 27840359.
  6. Gomaa EZ. Human gut microbiota/microbiome in health and diseases: a review. Antonie Van Leeuwenhoek. 2020 Dec;113(12):2019-2040. doi: 10.1007/s10482-020-01474-7. Epub 2020 Nov 2. PMID: 33136284.
  7. Shoskes DA, Altemus J, Polackwich AS, Tucky B, Wang H, Eng C. The urinary microbiome differs significantly between patients with chronic prostatitis/chronic pelvic pain syndrome and controls as well as between patients with different clinical phenotypes. Urology. 2016;92:26–32.
  8. Nelles JL, Hu W-Y, Prins GS. Estrogen action and prostate cancer. Expert Rev Endocrinol Metab. 2011;6:437–51.

Deja una respuesta