La miel: tu mejor aliada para conservar la salud durante el invierno

Durante el invierno se vuelve indispensable contar con algunos aliados naturales para mantener a raya a las enfermedades de las vías respiratorias, así como para conservar la salud de nuestra piel, que tiende a resecarse y ser susceptible a lesionarse. A continuación te presentaremos un poderoso producto natural que, además de ser sabroso y de fácil acceso, te ayudará a disfrutar el invierno en pleno goce de salud: la miel.

Este fabuloso néctar natural no solo es bello y muy rico, sino que tiene múltiples propiedades que lo hacen un gran aliado para enfrentar el frío invierno. Es una sustancia hepatoprotectora, es decir, protege al hígado que, durante esta temporada se ve sometido a extenuantes jornadas, ya sea por el consumo de alcohol, medicamentos o por la vasta y desequilibrada alimentación que tendemos a tener durante la época. Para proteger tu hígado, puedes consumir una cucharadita de miel orgánica de abeja antes del desayuno.

Si además quieres que te proteja de enfermedades de las vías respiratorias como gripe y tos, la puedes disolver en el jugo de un limón y tomarla igualmente antes del desayuno. Si se presentan molestias respiratorias o tos, puedes prepararte una o dos cucharadas de miel con limón, e irlas consumiendo de a poco a lo largo del día. También la podrías consumir en grajeas o dulces (cuidando que sean elaborados realmente con miel y de manera artesanal) en vez de otras golosinas, a lo largo del día. Así mantendrás tu garganta a tono y bien protegida. Puedes encontrar estas grageas hechas solo con miel, o con propoleo, eucalipto y otras plantas que les dan propiedades expectorantes o incluso relajantes.

Si todo lo ya mencionado te pareciera poco, es importante destacar que la miel proporciona energía y previene el estreñimiento, pues regula el tránsito intestinal. Para este último punto en particular, puedes consumir por la mañana unas rebanadas de papaya bañada con miel de abeja. Tu intestino te lo agradecerá enormemente.

Si lo que deseas es cuidar tu piel, puedes mezclar una cucharada de miel con azúcar y usar la mezcla para exfoliar tus manos, codos y rodillas. La mezcla quedará algo grumosa, es normal. Al frotarla sobre tu piel, la estarás exfoliando al tiempo que la hidratas y suavizas. Al final, enjuaga tus piel con té de manzanilla tibio, que tiene propiedades antiinflamatorias y ayuda a eliminar irritaciones. Esta misma práctica la puedes realizar para la piel de tu cara o cualquier otra parte del cuerpo, cuidando de dar un masaje muy gentil para no lastimar las zonas donde la piel es más delgada. Si tienes piel grasa o muy delicada, consulta a tu dermatólogo antes de usar esta mascarilla.

Ahora ya sabes por qué la miel es una poderosa aliada para transitar de manera saludable y sabrosa por la época invernal. Solo queda ponerlas en práctica y disfrutarlas.

 

Fuente:

La miel y el invierno – MAES HONEY. (2019). Recuperado el 15 de diciembre de 2019, de https://www.maeshoney.com/blog/la-miel-y-el-invierno/

Leave A Comment