Prevención del dengue

Como es bien sabido, el dengue es una enfermedad infecciosa causada por un virus que contagia el mosquito adulto al picar. El dengue suele aumentar su incidencia durante el temporal de lluvias, ya que el mosquito que lo transmite se reproduce con facilidad en el agua que se estanca en recipientes, baldes, palanganas, llantas, botellas, bidones cortados por mitad, es decir, en cualquier objeto sobre el que caiga agua y esta se pueda estancar.

Algunos de los síntomas que se pueden presentar por esta infección son fiebre alta, dolor abdominal, de cabeza, articulaciones y músculos, vómito, comezón, sarpullido, falta de apetito. Además, hay una forma más grave de Dengue que es hemorrágica e implica sangrado en nariz, encías o por debajo de la piel y puede ser mortal. Al tratarse -en todas sus formas- de una enfermedad para la que no existe vacuna ni cura, el tema de la prevención es crucial.

Tanto en casa, como en los espacios públicos, lo primordial es deshacerse de todos los recipientes donde el agua pueda estancarse, o volcar boca abajo todos aquellos objetos que sí se utilizan -como los baldes- de modo que no acumulen agua. Sin embargo, aunque podemos hacernos cargo de los recipientes que hay en nuestro hogar o lugar de trabajo, no podemos eliminar absolutamente todos los recipientes de la ciudad, por lo que llevar la prevención al terreno personal es indispensable.

A continuación enlistamos algunas maneras de protegerte de las picaduras de mosquito y las enfermedades que transmiten:

  1. Usar repelente.

Debe aplicarse varias veces al día, sobre todo antes de hacer cualquier actividad al aire libre o si se permanecerá en interiores cuyas ventanas no cuentan con mosquiteros protectores. Además, será necesario reaplicarlo después de transpirar o mojarse.

  1. Utilizar ropa que cubra los brazos, piernas y pies.
  2. Mantener cerradas -sobre todo al caer la tarde- las ventanas que no estén cubiertas por mosquitero.

¿Cómo funciona el repelente?

Las que pican son las mosquitos hembra, que aprovechan la proteína de la sangre humana para el desarrollo de sus huevecillos. El olor de la piel y el bióxido de carbono que expulsamos al respirar son lo que nos hace atractivos para los mosquitos. La labor de los repelentes es volvernos poco atractivos o “irrastreables” para estos insectos, gracias a sus componentes naturales o químicos. Al no poder detectar los marcadores que usualmente les indican la presencia de una presa, los mosquitos pueden sobrevolarnos -por lo que aún podremos verlos merodeando cerca- pero no nos picarán.

¡No dejes de protegerte durante este temporal! Deshazte de los recipientes que pueden acumular agua, usa la ropa adecuada y usa repelente. En nuestra tienda en línea puedes adquirir nuestro gel repelente 2 en 1, que además de protegerte contra la picadura del mosquito, ayuda a aliviar la inflación cuando ya se ha producido una picadura.

Fuentes:

Uso y Seguridad con Repelentes de Insectos. (2019). Recuperado el 18 de septiembre de 2019, de https://web.extension.illinois.edu/westnile_sp/repellent.html

Dengue: MedlinePlus en español. (2019).Recuperado el 18 de septiembre de 2019, de https://medlineplus.gov/spanish/dengue.html

Leave A Comment