La fibra juega un papel importantísimo para la correcta digestión. Éste fue un descubrimiento muy importante, ya que anteriormente se pensaba que se debía retirar de los alimentos pues los humanos no podíamos digerirla y por lo tanto no obteníamos energía de ella. En la década de los sesenta y setenta se popularizó el consumo de alimentos refinados, esto es, libres de fibra.

En los años ochenta inició un aumento descontrolado de enfermedades como estreñimiento, várices, hemorroides, y cáncer de colon. Los investigadores lograron probar, a través del análisis de dietas en grupos humanos de distintas latitudes, que el consumo de fibra por ensaladas, leguminosas, cereales integrales y frutas con cáscara disminuía el riesgo de estos padecimientos.

En nuestra cultura, la gran mayoría de los alimentos que consumimos carecen de su fibra natural, lo que nos hace propensos a padecer enfermedades del tracto digestivo.

La fibra actúa como un “aserrín” que limpia el tracto digestivo, estimula la motilidad intestinal y barre las impurezas, favoreciendo una buena digestión e impidiendo que los azúcares se fermenten y las proteínas se transformen en sustancias carcinógenas al permanecer demasiado tiempo en el intestino.

Además, la fibra te ayuda a controlar los niveles de glucosa cuando es consumida con tus alimentos, al disminuir el índice glicémico de los mismos. También ayuda a disminuir el colesterol malo.

¿Ya estás convencido de la importancia de consumir fibra? Sigue estos fáciles tips para aumentar tu consumo:

1. Consume cereales integrales en tu alimentación diaria: arroz, cebada y avena, para sustituir aquellos refinados.

2. Aumenta tu consumo de ciruelas pasas, naranjas en gajos, frijoles y lentejas.

3. Consume 3 tazas de ensalada fresca al día.

4. Agrega una cucharada de linaza o chía a tu licuado matituno.

 

Productos recomendados:

All Natural Fiber Food & Drink Mix: fibra natural en polvo para bebidas o recetas.

All Natural Fiber Food & Drink Mix

Deja un comentario